A los cuarenta…

Estándar

Ya no sé qué hacer conmigo

Parece como hecho a propósito pero ahora todo  parece ser más claro y real: todo es verdad. La crisis de la edad media, por el amor de Dios, existe! y estoy justo en el punto preciso de estar sobre ella, en ella, a través de ella, bajo su influencia, pero no me pasa de largo, eso sí, no.

Evalúo las decisiones de mi vida, que de ser sincera no han sido del todo erradas. Pero me pesa tanto cargar con esta depresión, con este malestar y no saber qué origina mi infelicidad…

Y a los cuarenta, ya hice de todo lo que la gente normal hace… busqué a Dios, lo negué, bajé de peso y volví a subirlo, me casé, me cuesta más divorciarme, reprobé hasta la madre y estudié hasta la madre, fui madre, soy madre, juego el rol del trabajo y a veces me pierdo.

Quisiera decir que soy feliz… y lo soy de vez en vez, pero en lo general, levantarme de la cama, me está costando mucho trabajo.

Extraño mucho mis momentos de juventud, y más me duele que no volverán. Y siento que me perdí en esos momentos y que todo lo que hice ha sido para darle gusto a toda la gente y hacer como que soy una persona normal.

Lo más gracioso es que no me ven como una persona normal. Ni siquiera mi familia.

Me esforcé en ser diferente, pero no quería ser “diferente”. Quería ser yo… y ahora, no me encuentro por ningún lado.

Alguna vez escuché la palabra “autosabotaje”.

Yo soy una gurú, una master, una experta en darme en la madre.

Todo eso, a los cuarenta… no quiero llegar a los cincuenta. No así, por lo menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s